Con la caída del cabello tras el tratamiento de quimioterapia la opción más utilizada es la peluca y le sigue el turbante o  pañuelo oncológico.

El turbante es un complemento ideal para las personas que están con tratamiento de quimioterapia, lo pueden utilizar como opción única tras la caída del cabello o para momentos de descanso de la peluca y para dormir, ya que la cabeza sin cabello queda más desprotegida y se nota más el frio y cambio de temperatura.

La verdad es que los 15 años que llevo trabajando en este sector he visto una gran adelanto en la pelucas y también en los turbantes, los fabricante se preocupan más de los diseños, colores y tejidos, siendo mucho más favorecedores.

Como en todo los productos que hay en el mercado existen calidades y diferentes acabados, y para un paciente oncológico es muy importante esto. Porque no olvidemos que  el estado de su piel no está en el mejor momento, normalmente tiene una sequedad extrema y una hipersensibilidad. Además el no tener cabello requiere también una series de requisitos técnicos que cubran unas necesidades fundamentales para el paciente, como aportar volumen, fijación, seguridad y comodidad.

turbante 5

Por este motivo y para aportar mayor confort los turbantes deben tener estas  características:

  • Evitar costuras, es lo ideal. De todas formas, si tenéis algún turbante que tiene intentar que no sean muy gruesas para evitar el roce y sino también podéis forrarlos de algodón por dentro. Los turbantes sin costuras además de respetar y cuidar la piel, aportan mayor confort  y un mejor descanso. Ideal para dormir, no olvidéis que la temperatura corporal la perdemos por la cabeza y por los pies y estáis en un periodo que es mejor no enfriarse.
  • Utilizar tejidos naturales que favorezca la traspiración de la piel, como el algodón, el bambú  y el lino.

Para que veáis lo importante que son los tejidos voy a dedicar una parte de este artículo a ellos, centrándome en las propiedades para la piel y la salud.

El algodón es un tejido muy usado por su suavidad y por  capacidad de extraer el calor de tu piel, te mantiene fresco y cómodo en temporadas calurosas. El algodón es hipoalergénico y no irrita la piel sensible ni causa alergias.

Los turbantes con algodón, gracias a este maravilloso tejido, son altamente respirables y permiten la circulación de aire, evitando que crezcan bacterias.

El único inconveniente que yo veo, por decir alguno, es que los colores en este tejido natural no son totalmente duraderos, pueden perder intensidad por ello es recomendable lavar los turbantes como prendas delicadas y tender alejados al sol. Del uso y al ser expuesto continuamente al sol en nuestra cabeza, puede perder también por este motivo el color. Sí que es verdad que es un tejido bastante económico y cuando esto ocurre no nos duele tanto renovar la prenda o turbante.

El Bambú, tejido realizado a partir de la pulpa del bambú, sus propiedades básicas son la suavidad, reduce la alergia, regulador termal, asegura que se esté cálido en invierno y fresco en verano.

Gracias a su forma de elaboración  a partir de varios micro agujeros, este tejido  tiene una absorción de la humedad superior y evaporar el sudor humano más rápidamente, transpirable, antibacteriana la tela de bambú Contiene agentes antibacteria  que ayudan a mantener el tejido y la zona libre de olor. Los turbantes de bambú protege de los rayos ultravioleta del sol, aun  así yo recomiendo aplicar crema solar ante de salir a la calle para estar más protegido e hidratada la piel.

Menos corriente es ver turbantes o pañuelos de Lino, no obstante es un tejido también adecuado y natural. Es más resistente pero se arruga con  más facilidad!

  • Elegir estampados favorecedores que aporte luz a la piel y que además de sentirnos cómodos nos veamos bien. Cada vez los turbantes oncológicos tienen más modelos, estampados y gamas de colores.

 

Elige el turbante que más guapa te haga sentirte!. 

turbante con tira estampada

  • Puedes utilizar complementos como tiras o fulares para que aporten un toque más glamuroso al turbante y que le convierta en una prenda más arreglada para salir a la calle. Gracias a superposición de estos tejidos podemos también aportar diferentes volúmenes.

 

turbante con fular

 

  • El turbante debe de estar bien confeccionado para que quede bonito puesto, cubra las necesidades de confort, volumen y tamaño. No olvidemos que al no llevar cabello la persona necesita paliar este cambio estéticos a través del turbante. Es muy importante para aportarle seguridad y confianza en su uso.
  • Evitar tejidos sintéticos, si tienes uno que te encanta o te lo han regalado una solución muy buena para tu piel sería forrarlo de algodón por dentro.

Las fibras sintéticas tienen escasa capacidad para permitir la transpiración corporal, ya que la compactividad del material impide absorber la humedad. Además son  más comunes  las alergias e irritaciones en la piel.

Para encontrar  un turbante adecuado para un paciente oncológico lo mejor es que vayas a centros especializados y evites tiendas de moda, puestos hippies y demás comercios.

Si te enamoras del algún pañuelo, turbante o gorro que no sea muy apropiado para tu piel combínalo con otros tejidos en su interior o puedes utilizarlo superpuesto  encima dando más volumen!

Es muy importante para tener en buen estado la piel de tu cuero cabelludo, que además de utilizar turbantes oncológicos tengas una buena higiene e hidratación de la zona. Utiliza jabones suaves, seca muy bien la zona y aplica crema hidratante a diario. Este hábito te va ha ayudar a tener mejor la piel  y  va a promover tu bienestar, también va a contribuir a que la zona este más preparada para que vuelva a salir tu cabello.

Un complemento imprescindible es el maquillaje, date un toque de colorete y pinta tus labios antes de salir con el turbante a la calle, si además eliges tus pendientes preferidos para la ocasión te verás mucho más guapa.

No olvides que cuando nos vemos bien nos encontramos mejor!!!