11 años de lucha

Me llamo Noelia y quería compartir mi experiencia con todos aquellos que están pasando por lo que yo pasé. Y hablo en pasado porque hace 11 años que empezó mi pequeña historia de la que a pesar de la dureza, he sacado momentos buenos que intentaré resumir.

Tenía 31 años cuando me dieron una terrible noticia de que padecía un cáncer de mama avanzado con metástasis hepática… aquel día lo recuerdo como el principio y el fin de una nueva etapa de mi vida.

Sin darme tempo a pensar empezaron mis sesiones de quimio cada 21 días, me habían informado de cuales eran los efectos secundarios, pero yo tenia la esperanza de que a mi no me iba afectar. Pero no fue así, yo era una más a la que empezaban a caer mechones de pelo, de esa melena rizada y larga que tanto me gustaba. Tras ella mis cejas, mis pestañas… ahí me di cuenta realmente de que estaba enferma.

Pasados estos primeros días de terror e incertidumbre, tuve que ponerme a funcionar y ya nunca paré de luchar, de soñar, de vivir.

Lo primero que hice fue ir a la peluquería de la que yo era clienta y amiga, Isabel bedia. Esa visita fue el comienzo de una nueva Noelia. Me adaptaron una nueva peluca, casi igual a mi pelo, me maquillaron mis cejas y me dieron pautas de maquillaje para hacerlo yo en mi casa. Salí de allí con más fuerza que nunca…me mire al espejo y puedo asegurar que estaba guapa. Tan guapa que cuando el tratamiento me lo permitía , no pisaba el suelo de mi casa .

Mi imagen estaba tan conseguida que quien no me conocía nunca se enteró de que aquella melena rubia, no era mía. Ahora 11 años después estoy libre de enfermedad y con mucha ganas de seguir adelante.

Gracias a todos los que habéis demostrado que os importo y que me necesitáis igual que yo a vosotros.

A todos los miembros de mi familia biológica, por estar junto a mi en cada minuto oscuro y triste de esta dura etapa.

A mi otra familia, mis amigos, por dedicarme cada instante de vuestro tiempo libre y ayudarme a vivir estos años duros, como si de un sueño se tratase y del que me despertasteis, para no volver a dormir en la cama del miedo y la tristeza.

Y por último ,y no por eso menos importante, al equipo de Isabel bedia, por darme cada día una inyección de optimismo y por ofrecerme su profesionalidad. Con vuestros pañuelos pintados a mano y la peluca pude sentirme viva, bonita, feliz… Gracias a ti, especialmente Carla, mi asesora, mi confidente y amiga.

GRACIAS GRACIAS GRACIAS

Noelia López