Quién es Carla Bedia

foto quien es carla bedia

 

11 cosas sobre mí

Nací en Madrid el 15 de febrero 1976. Con 6 años me trasladé a Alicante con mis padres y desde entonces, estoy enamorada de las dos ciudades, cada una me aportan cosas diferentes.

Mi madre y mis 4 tías son peluqueras, me crie rodeada de clientas y productos de belleza, de ahí mi pasión por este mundo. ¡Desde la barriga de mi madre lo sentía!

Estudié Publicidad y RRPP en la Universidad complutense de Madrid. Etapa donde viví en profundidad mi creatividad, disfrute de arte, de la música y de todo lo tiene esta gran ciudad.

En mi último año de carrera descubrí que no quería trabajar en publicidad y mientras terminaba mis estudios comencé a trabajar con mi madre en el mundo de la belleza, como directora del salón.

En el 2002 comencé a formarme con mi tía Ángela Navarro en un gran proyecto, en un centro de estética integral para pacientes oncológicos.

Esto fue una ante y después en mi vida, me cambio el paradigma y me hizo ver  la vida de otra manera, me ha hecho trabajar mi paciencia, mi humildad, desarrollar más mi inteligencia emocional y empatía y darme cuenta de que todo lo que hago es desde el corazón, con mucho amor. Desde entonces dirijo en Alicante Isabel Bedia Centro de estética oncológica.

En el 2008 fui madre por primera vez, llego Martina y con ella un gran crecimiento personal. Mi maternidad me hizo buscar nuevas herramientas dentro de mí y decidí realizar una Certificación en Coaching con Inteligencia Emocional y PNL. Fueron los 15 días más intensivos de mi vida… llore, reí, aprendí, crecí y desarrolle mi capacidad para entender a la gente…  Desde entonces sigo renovando continuamente.

Me encantan hacer cursos sobre mi sector, cosmética, maquillaje, prótesis capilares, confeccionar pañuelos, a través de los distribuidores con que trabajo.

También me apasiona la comida saludable, leo libros sobre el tema y realizo cursos de terapias naturales y alimentación. Mis amigos me llaman la hierbas, soy un poco «friki» en este aspecto.

En el 2011 nació mi segunda hija, Carlota. Y con ella aprendí que la felicidad reside en la forma que miramos la vida. Y a dar las gracias por todo. Fue una de sus primeras palabras.

Mis hijas me han enseñado que nunca debemos perder la espontaneidad y la curiosidad. Que la infancia crea nuestros cimientos y que cada uno somos únicos. Mis pacientes me ha hecho vivir el día a día, saborear cada momento y no dejar pasar la vida, porque lo más difícil y bonito es vivirla.

Me apasiona viajar, conocer nuevas culturas y enriquecerme, me gusta leer (libros de papel), me encanta bailar y los conciertos, pintar y hacer barro con mis hijas.

No soy de deportes de riesgo, ni de grandes sufrimientos, me gusta realizarlo al aire libre, como correr, andar por la playa o montaña y nadar. Compartir mi tiempo con mi familia y mis amigos, soy una persona totalmente social.

En el 2017 comencé a practicar yoga y mi forma de ver la vida se afianzó más en la importancia de trabajar más mi parte espiritual y afrontar las cosas desde mi centro, conectando con mi intuición e interior más. Finales del 2019 comencé mi formación de instructora de yoga con Pepa Aragón y un camino de transformación total.

En enero de 2021 me detectaron un tumor de colón y mi vida se paró en seco. Como las mariposas o los gusanos de seda, viví mi operación y diagnóstico desde mi interior, como un proceso de metamorfosis, desde lo positivo, la belleza y el amor.

Estoy con tratamiento de quimioterapia y he podido comprobar en mi misma como paliar los efectos secundarios a través de la oncología integrativa. No siento rabia ni negación, sino una experiencia vital muy potente que me ha hecho crecer en todos los sentidos y también a mi familia. He cambiado totalmente mi vida y doy gracias por este proceso y por todo lo que me está aportando.